Buscar este blog

viernes, 29 de septiembre de 2017

POPULISMOS CUM LAUDE





    POR LA ESPIRAL
   Claudia Luna Palencia
    @claudialunapale


-Populismos cum laude






Populismos que toman forma de masas arcillosas y deformes con las que son moldeados todo de tipo de espectros, la lentitud para salir de una crisis económica y sus costos directos así como colaterales, los han vuelto a poner de moda.

Recientemente en Reino Unido, Jeremy Corbyn, líder del Partido Laborista recordó su estratagema toral: renacionalizar, educación gratuita para todos y aumentar los impuestos para los que más tienen.

El político inglés (este verano recibió a Andrés Manuel López Obrador en Londres) se  ha lanzado descarnadamente a la yugular de la premier británica Theresa May, cada día más acorralada con su deriva del Brexit.

Estos días Corbyn  -casado con la abogada mexicana Laura Álvarez-  le ha dicho en ese british flemático a la primera ministra que si no puede con el paquete que entonces se haga a un lado; y es que están prácticamente atorados no van ni para adelante ni para atrás.

Ayer precisamente el Parlamento Europeo aseveró que no hay suficientes progresos en la negociación del Brexit, es decir, que doña May les está mareando la perdiz y no da respuesta fehaciente a cuestiones fundamentales: 1) La posibilidad de mantener a Irlanda del Norte en la unión aduanera, y la importancia de evitar el restablecimiento de la frontera con la República de Irlanda; 2) los derechos de los ciudadanos así como  el acuerdo financiero.

La Comisión Europea  está cobrando una factura por  100 mil millones de euros dado que dejarán  a medias muchos proyectos en los que aportaban, empero en Downing Street, el único cheque que quieren emitir es por 20 mil millones de euros.  Hay una diferencia considerable.

Esa estática, Corbyn la quiere capitalizar para sí mismo y le está metiendo presión al acelerador en un momento en que además sigue creciendo el descontento del británico medio.
Y cuando el descontento empieza a subir como un bizcocho sobrado de  levadura se abre entonces la oportunidad para que los populistas de medio pelo  busquen la gloria absoluta del poder.

Generalmente hay palabras claves que nunca faltan en el lenguaje populista:  dar servicios gratis e impuestos a los ricos. Resulta muy fácil vender la idea a las clases descontentas de que a cambio de su voto obtendrán más hospitales públicos con atención gratuita; más educación pública también de gratuidad; y más dulces en forma de subsidios para compensar los desequilibrios sociales.

Desde luego que los ciudadanos quisiéramos tener cada día más servicios free y además pagar los menores impuestos  compensados por gravar con mayores cargas impositivas  a los más ricos y pudientes.

Sobre de  esta estructura básica orbita el ideario populista, es digamos el espejismo en medio del árido desierto, aunque nunca se aclara bien a bien cómo se lograría el equilibrio fiscal, financiero y presupuestal  para las arcas públicas.
A COLACIÓN
De visita en Cantabria, Andrés Manuel López Obrador, fue a buscar sus orígenes maternos: el tabasqueño tiene un abuelo nacido en la localidad de Ampuero.

Durante su visita aprovechó para dar una plática en la Universidad de Cantabria siendo arropado por  Miguel Ángel Revilla, presidente regional y un político con un ideario muy parecido al del  tabasqueño.

López Obrador que, llegó como candidato de MORENA  para la Presidencia en 2018 y futuro mandatario de México, habló de lo que siempre ha hablado: de los 60 millones de pobres en el país azteca, de quitarle todas las millonarias pensiones a los ex presidentes, de combatir la corrupción, mejorar el reparto de la riqueza, etcétera.

Y después dijo las palabras mágicas: "Estamos planteando que podamos gobernar sin déficit porque además de que vamos a ahorrar por no permitir la corrupción, también vamos a hacer un gobierno austero".

Nuevamente el espejismo. Cristo multiplicó los panes por obra de un milagro, de la austeridad hizo la abundancia, en economía no obran los milagros más que los ajustes entre ingresos/egresos/deudas/y necesidades sociales.  Los populistas lo saben bien pero se lo callan.
Directora de Conexión Hispanoamérica, economista experta en periodismo económico y escritora de temas internacionales
























lunes, 25 de septiembre de 2017

RECONSTRUCCIÓN Y REORGANIZACIÓN





















 POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia
  @claudialunapale





-Reconstrucción y reorganización



           
No estamos preparados, no todavía muy a pesar de los 32 años de distancia de los terremotos del 19 de septiembre de 1985, la realidad es que seguimos siendo bastante vulnerables a las fuerzas de la naturaleza.

México por su posición geográfica y orográfica no dejará de sufrir eventos desastrosos por sismos y terremotos, es verdad que la amarga experiencia del 19 de septiembre de 1985 con miles de muertos y otros miles de damnificados sirvió para instrumentar diversos protocolos de actuación, de evacuación y permitió  que las nuevas construcciones a partir de entonces contaran con otros parámetros y lineamientos en las edificaciones.

Empero, no es suficiente. Y no me refiero a la desbordada solidaridad comandada por la juventud mexicana para ayudar a todos los hermanos en desgracia, no me refiero tampoco a los cientos de voluntarios ni a los liderazgos naturales que permitieron coordinar a las fuerzas gubernamentales hasta que el Ejército tomó el control siempre en coordinación ciudadana.

Me refiero a los fondos de contingencia, a la capacidad de reacción de las fuerzas gubernamentales, a la alerta sísmica (unas veces suena y otras no); a los protocolos de evacuación y a lo que ahora viene: enterrar a los muertos y reconstruir.

Hace unos días atrás abordé en mi columna el impacto de los terremotos de 1985 en el sexenio del presidente Miguel de la Madrid Hurtado,   cómo el entonces mandatario llegó a temer que el dolor y la rabia por la pérdida humana y material –en determinado momento- desbordaran la pasión ciudadana en contra de las autoridades.

Es verdad que ahora no predominó la desorganización gracias a que los jóvenes de forma espontánea todo lo organizaron desde el control del tráfico, hasta las listas de albergues, las de las personas fallecidas y hacia dónde habían sido transferidos los heridos y en qué hospitales se encontraban.

No nada más aportaron e hicieron acopio de donativos en especie sino que lo distribuyeron y muchos fueron responsables de que se abrieran albergues.

Ahora viene lo difícil un duro duelo nacional en una ciudad cuyo ritmo trepidante querrá recuperar su normalidad, y eso implica que entre los edificios que se cayeron aunado a los que quedaron cimbrados por lo menos hay más de mil personas sin vivienda que lo perdieron todo.

Y si el esfuerzo ciudadano fue ejemplar queda que el esfuerzo de la iniciativa privada y el gubernamental también lo sean para que las heridas sean lo menos sangrantes posibles.

Aquí hay gente que todo lo perdió, personas que pagaban hipoteca, otros propietarios sin seguro de cobertura para el hogar; algunos en situación irregular, otros sin escrituras, cada quien con su particular problemática.

Habrá empresas inmobiliarias que buscarán eludir su responsabilidad, constructoras que a lo mejor ya dejaron de existir, ¿a quién? ¿cómo?  y ¿cuándo? dirigirse…

Hace 32 años, el Gobierno de De la Madrid no pudo escapar de la responsabilidad ni del costo ni del golpetazo en ciernes en toda su magnitud por el desastre; ahora, estamos a meses de iniciar campañas electorales para la renovación de la Presidencia de México.        
A COLACIÓN
Precisamente un punto flaco sigue siendo la ubicación, hay gente que no evacua, se queda en su sitio pensando que es una falsa alarma; deben reorganizarse los esquemas de evacuación hacerlos más rápidos, repetirlos incansablemente hasta que se logre bajar el tiempo.

Los propios Topos han indicado ver cadáveres en fila de indias en las escaleras, se les vino el edificio encima… simplemente no lograron llegar a salvo a la calle.

Un edificio demora entre 6 a 9 segundos en colapsar, si hay demasiada gente para evacuarla de forma expedita entonces los arquitectos y los ingenieros tienen en sus manos un desafío: cómo garantizar el menor daño humano posible por un terremoto que no será además el último.

¿Una habitación del pánico? ¿O quizá reforzar con estructuras de acero todas las áreas con escaleras para evitar que si la gente está saliendo por las mismas no quede atrapada ante la premura?.  Sin duda queda mucho por hacer, aprender, mejorar y reforzar. No será el último.

Directora de Conexión Hispanoamérica, economista experta en periodismo económico y escritora de temas internacionales








miércoles, 20 de septiembre de 2017

UN MUNDO SIN JUGUETES

























   POR LA ESPIRAL
 Claudia Luna Palencia
   @claudialunapale




-Un mundo sin juguetes






No deja de sorprender que emporios empresariales casi míticos, aparentemente intocables e inmunes a las crisis económicas estén desquebrajándose a gajos, abatidos por la Sociedad de la Información y el despunte en el negocio de venta online.

Hace medio año leí con profunda consternación acerca de la debacle en los  malls estadounidenses, años antes una especie de imán, para las grandes masas de consumidores dispuestos a desenfundar su tarjeta de crédito para atiborrarse de variadas mercancías y múltiples prendas.

La vía hacia la extinción de estos centros de ocio es una auténtica y cruda realidad, desde mi punto de vista es socialmente peligrosa porque estas enormes áreas no nada más concentran diversas tiendas de marcas sino también ofertan comida, bebidas y actividades de diversión.

Por lo menos la gente sale el fin de semana para entrar a uno, puede que  compre o no, pero de alguna forma genera cierta convivencia aunque sea decir  “thank you” a la persona de turno.

Pero los grandes espacios comerciales serán desmontados en la medida que el consumidor abra su ordenador y cómodamente desde el salón de su casa realice hasta la compra del supermercado con un simple clic en su ordenador.  Bye, bye… punto final.

Así poco a poco nos vamos enterando de las desgracias empresariales ajenas, la más reciente es la de Toys 'R' Us,  el gigante americano de los juguetes también se va a pique.

¿Qué quedará después? ¿Qué otro colapso corporativo nos aguarda por atestiguar? La venta online de la que Amazon ha sacado jugosa ventaja y liderazgo es un verde campo fértil, un nuevo territorio por conquistar, porque esto amigos lectores, es todavía el principio.

En este incipiente arranque no dudemos ni tantito que las malls físicos serán tarde o temprano virtuales, la realidad virtual nos hará posible colocarnos unas gafas para experimentar el gozo que alborota al consumidor cuando sabe que tiene el poder de compra.

Cuando recuerdo a Toys 'R' Us me llega a la memoria la diversión que como consumidores experimentamos al entrar a la tienda en Nueva York, no sé si usted conoció alguna, pero significaba una experiencia megadivertida.

Al menos para quienes disfrutamos –como si fuésemos niños- de ver, tocar, oler y poner en marcha a los juguetes acomodados en las estanterías; no se diga cuando  Toys 'R' Us lucía sus mejores galas navideñas.

Ese contacto entre el consumidor y el juguete, entre el potencial comprador y el artículo es insustituible, quizá en esta primera fase de la Sociedad de la Información (hasta que la experiencia virtual explosione) posiblemente llevará en determinado momento a que algunas tiendas físicas subsistan.
A COLACIÓN
Quizá las nuevas generaciones  vayan acostumbrándose cada día más a la dependencia online así como al Internet de las cosas; muy probablemente veremos forjar un nuevo tipo de consumidor: uno que no tendrá en sus manos el artículo para verlo, tocarlo, probárselo o simplemente compararlo.

En neuromarketing, el amor también entra por los ojos, cuando compras en línea la pantalla sigue haciendo ese proceso dramáticamente frío, además  desespera ir viendo un artículo tras de otro; yo al menos un par de veces he realizado la compra online y suelo confundir cuántas veces he marcado el artículo. Me parece un incordio pasar página tras página hasta encontrar lo que quiero.

Muy posiblemente la realidad virtual despertará nuevamente el apetito de los consumidores porque todo negocio vive de vender si pierde ese atractivo que dan los maniquíes y los escaparates no siempre se privilegiará la aparente inmediatez que proporciona comprar por el móvil o la computadora.

Ahora bien que los fabricantes y expendedores de juguetes estén desapareciendo forma parte de otro fenómeno colateral que afecta a los niños y adolescentes: han sido aspirados súbitamente por los videojuegos. En parte eso ha marcado en desuso a un mundo que ya no sabe de juegos infantiles, más que de hambre y de guerra.
Directora de Conexión Hispanoamérica, economista experta en periodismo económico y escritora de temas internacionales




ESTRAGOS DE LA GUERRA COMERCIAL

Claudia Luna Palencia periodista y corresponsal hispanomexicana foto del 18 de octubre de 2018 POR LA ESP...