Buscar este blog

lunes, 9 de abril de 2018

HONESTAMENTE: ¿TIENE TRUMP RAZÓN?










POR LA ESPIRAL
          Claudia Luna Palencia
@claudialunapale



-Honestamente: ¿tiene Trump razón?





            Ya sé que le tenemos animadversión, no recuerdo a la fecha otro mandatario más antipático, capaz de cosechar tremendo encono a diestra y siniestra… hasta por parte de los tradicionales aliados de Estados Unidos.

            Como candidato a la Presidencia, Donald Trump resultó chocante, transgresor y rompedor,  incluso muchos analistas internacionales atisbaban desde entonces un cambio de rumbo en la Casa Blanca y por ende, en los destinos de Estados Unidos; en conclusión temprana de los derroteros globales.

            ¿Alguien se sorprende? En mi opinión no, otra cosa muy distinta es que a la mayoría –más bien a casi todos- nos siga tomando desprevenidos y léase bien con letras grandes y pequeñas: Trump pretende gobernar por ocho años.

            El supuesto análisis de la personalidad del magnate inmobiliario  realizada superflua y visceralmente por Michael Wolff es incompleto e incongruente; al autor de “Fuego y Furia” lo vi en su presentación en Madrid, en Casa de América, y más allá de los insultos que Wolff le profirió mi sensación personal es que, el despecho del autor no esconde la amargura, quizá por no haber sido considerado dentro del nuevo equipo de gobierno.

            El Trump  sorprendido por ganar las elecciones, atemorizado por “el paquetazo” y que no buscará la reelección, en palabras de Wolff, no corresponde con la realidad. Dicha percepción es equidistante con la verdadera personalidad del inquilino de la Casa Blanca, que no está ni aterrado ni pavorido,  ni con ganas de salir huyendo del poder, todo lo contrario: a Trump le gusta el poder es su dulce envenenado, ama los reflectores, adora sentirse noticia y notición todos los días en su país y en todos los rincones del mundo.

      Se autoidólatra, su ego le rebasa, nunca ha ocultado su fascinación por personalidades como su homólogo chino Xi Jinping y el gobernante ruso Vladimir Putin; y cada una de sus decisiones abiertas, desafiantes y prepotentes salen directamente de él sin necesidad de ser consensuadas con nadie.

            Wolff se equivoca, vende un morbo acrecentado por la inquina hacia Trump que no es siquiera más o menos inmoral que, por ejemplo, el presidente William Clinton y sus puros en la vagina de Mónica Lewinsky en el Despacho Oval.

            Lo realmente interesante y que debe enfocar nuestra atención no es si él y su esposa Melania se tiran de los pelos y cortocircuitan juntos, eso es carnaza para la prensa rosa, lo  trascendental es su personalidad dictatorial revelada todos los días a pulso de Twitter –ni siquiera necesita de sus asesores de prensa- lo piensa y lo escribe.

            Lo trascendental es  que ha ordenado desplegar a parte de sus militares en la frontera con México, tiene una obsesión marcial, no le tiembla el pulso; o acaso no recuerdan amigos lectores el empellón que Trump le dio en público en la cumbre de la OTAN al primer ministro de Montenegro; ¿es este un hombre atemorizado por gobernar que se encontró de repente con el triunfo?

            Rumbo a su segundo año de gobierno, sin embargo, este  exshowman ya tiene su lema de campaña para la reelección “Keep America Great”, todavía no sabemos cómo concluirá este año tan convulso en el escenario global; mucho menos qué pasará en 2021 cuando cumpla el cuatrienio… pero, él peligrosamente, ya tiene la mira puesta en otro más.
A COLACIÓN
            Ahora bien está la política proteccionista, sin ninguna diplomacia de por medio, las acusaciones de daños y perjuicios en la balanza comercial quiere ser corregida más que con competitividad y productividad a mazo de aranceles ad valorem, de utilizar abruptamente la debilidad del dólar como mecanismo  cambiario a favor y hasta de manipular la política fiscal para disfrazar los subsidios de rebaja impositiva.

            China es el gran enemigo comercial a vencer así lo ve Trump, pero también él sabe que el asuntito es mucho más delicado porque los chinos cada vez obtienen mayor peso geoeconómico y geopolítico… será inevitable salvo que Estados Unidos decida defender su imperialismo con bombas atómicas en Beijing. Estamos viendo cómo se retuerce el imperialismo yanqui –que representa el pasado- ante el nuevo imperialismo floreciente chino –que significa el futuro-; repito, siempre y cuando no exista una gran guerra para frenarlo.

            El amago de llevar hasta los 100 mil millones de dólares las sanciones arancelarias por parte de Estados Unidos hacia China, lo que de ejecutarse sumaría un total de 150 mil millones de dólares, parte de la justificación del daño económico a la industria local estadounidense por la cantidad de productos y artículos Made in China baratos que inundan a su economía.

            ¿Tiene o no tiene razón Trump? Dejemos a un lado que el personaje nos cae mal, la economía china ha crecido financiada por los miles de millones de consumidores en el mundo que adquirimos sus mercancías, artículos y productos; en ciernes ha arrasado con varias industrias locales socavadas, asfixiadas y derruidas por los escasísimos costos de producción chinos. 

            Yo recuerdo con especial interés cuando el gobierno mexicano entre 1993-1994 decidió imponer aranceles hasta del 3 mil por ciento a los juguetes chinos que llegaban al país a borbotones; al final fue imposible competir no sólo ha desaparecido la industria juguetera mexicana también se ha vulnerado la industria del calzado, la de los textiles, la de las artesanías.  Y además todo lo copian…
Directora de Conexión Hispanoamérica, economista experta en periodismo económico y escritora de temas internacionales

           



No hay comentarios:

Publicar un comentario

AMLO QUIERE UN TREN

Claudia Luna Palencia corresponsal y periodista en #HelsinkiSummit 2018 POR LA ESPIRAL                 ...