Buscar este blog

miércoles, 29 de noviembre de 2017

EL MÉXICO QUE TODOS QUEREMOS


























                                               POR LA ESPIRAL
                                               Claudia Luna Palencia
                                               @claudialunapale



-El México que todos queremos



            Ya sea José Antonio Meade, Andrés Manuel López Obrador, quien resulte candidato del Frente Ciudadano por México o bien uno de los tantos  independientes, la conquista del máximo sillón del poder no será esta vez nada fácil.

            Debemos tomar en cuenta varias aristas internas y externas, el ciclo actual y las variables endógenas y exógenas que están pesando en el ánimo de los potenciales electores.

            Primero que nada, los Millennials, cada sexenio se suman más nuevos jóvenes votantes pertenecientes a esa peculiar generación que está alterando  el orden acostumbrado de las cosas.

            Estos muchachos y muchachas, a diferencia de sus padres y de sus abuelos, no le temen al cambio, no quieren repetir la vida estresada padecida por sus padres que viven hipotecados, endeudados y pagando en “cómodas mensualidades” desde la primera hasta la última letra del alfabeto.

            Tampoco quieren la de sus abuelos que sacrificaron libertad para no padecer miseria y que dejaron de exigir democracia para ajustarse el cinturón ante lo que hubiera al alcance.

            Los Millennials no están casados con una ideología política per se, no son ni rojos a morir ni blancos a rabiar más bien tienden peligrosamente a la apatía y por eso todavía es más difícil seducirlos electoralmente hablando.

            Así es que  las próximas-inminentes campañas electorales deben contener un lenguaje fresco dejando atrás la misma absurda retórica de siempre saturada de promesas francamente incumplibles.

  Deben tener un contenido práctico, el know how clarificador de cómo proponen el rumbo para el país en el próximo sexenio, esos jóvenes milénicos que ahora han alcanzado la mayoría de edad (y pueden votar) saben bien que, durante el próximo sexenio, habrán salido de la universidad o de la escuela técnica y demandarán condiciones de empleo.

       Muchos de ellos, inclusive,  ya están trabajando y quizá lo hagan con contratos temporales adquiriendo sus primeras experiencias laborales, a ellos hay que darles certezas.

            No basta con la ristra de promesas, ellos no creen en la varita mágica, son prácticos: si no se les llega al cerebro con un programa creíble, simplemente no votarán.
    
¿Qué mensaje les dará Meade o López Obrador en campaña? ¿Cómo convencerles de que no verán pasar ante sus ojos, otros seis años repetitivos de más de lo  mismo?
A COLACIÓN
            A los factores internos de toda la vida: pobreza en más de la mitad de la población, inequidad, desigualdad social, creciente población en la economía informal sin prestaciones ni ahorro para el retiro; problemas con el peso de la deuda interna dentro del PIB, volatilidad en la moneda considerada como emergente  en el exterior más las implicaciones de seguir contando con una economía no despetrolizada en su dependencia con las finanzas públicas… a todo eso hay que añadirle la influencia del entorno internacional.

            Y en el ámbito externo, tampoco las cosas son muy boyantes ni clarificadoras, varios outsiders están conquistando la cima del poder y la gente está votando a los extremos sean de derecha o de izquierda.

      La larga crisis económica en Europa y Estados Unidos ha sensibilizado la piel de los perdedores y castigados por ésta, por ende, están dejando sentir su inquina en las papeletas en cada elección.

      El tren del populismo que antes corría sobre de los rieles de los países catalogados de tercermundistas lo hace actualmente dentro de las llamadas economías más prosperas del planeta.

      La llegada de Donald Trump a la Presidencia de Estados Unidos y los ásperos resultados electorales en las diversas citas europeas dan muestra de que hay (y mucha) gente enojada con el establishment. No descartemos que, cualquier cosa, pueda suceder el 2 de julio de 2018.
Directora de Conexión Hispanoamérica, economista experta en periodismo económico y escritora de temas internacionales




lunes, 27 de noviembre de 2017

LA PACHORRA DEL FONDEN
























  POR LA ESPIRAL
  Claudia Luna Palencia
   @claudialunapale


-La pachorra del FONDEN



 Realmente sorprende que el Fondo Monetario Internacional (FMI) espere que el PIB de México cierre 2017 con un crecimiento del 2.1%, como anticipó hace poco en “Perspectivas de la Economía Mundial”.

 Y remarco mi asombro debido a los dos acontecimientos (uno inesperado y otro anticipado desde la campaña de Donald Trump) más significativos que han  marcado el rumbo del país –al menos este año- y  me refiero: al lamentable terremoto del 19 de septiembre pasado y por supuesto a la difícil mesa de renegociación del NAFTA-TLCAN.

El primer hecho, derivado de la naturaleza, ha tenido consecuencias tanto en el patrimonio inmobiliario como en la vida humana lo que significa un esfuerzo adicional y que afecta todavía más en un país en el que sigue prevaleciendo la escasa cultura del seguro.

El Fondo de Desastres Naturales (FONDEN) que cada año contempla el Presupuesto Federal tiene, por desgracia, cada vez mayor demanda debido a la cantidad de fenómenos climatológicos que afectan a la población de México en diversas entidades.

La temporada de huracanes o bien las intensas lluvias en distintas zonas son de lo más recurrentes con las consecuentes afectaciones,  por esa razón la crítica más frecuente al Fonden es el tiempo de  demora en la ayuda oficial.

 Mientras la sociedad civil es la primera en reaccionar de forma espontánea y generosa y el Ejército entra en la dinámica del salvamento y la ayuda mediante el Plan DN-III, los recursos monetarios del Gobierno Federal tardan siempre en activarse so pena del sufrimiento de las personas afectadas.

Más de lo  mismo:  vamos a llegar a diciembre y  apenas serán entregados los recursos del Fonden a los diversos gobiernos estatales que padecieron la afectación derivada del fuertísimo movimiento telúrico y a partir de entonces comenzará la derrama a los distintos órdenes, hasta llegar a los municipios que también solicitaron la ayuda.

 En Ciudad de México, el asunto también va preocupantemente lento y si bien el daño en la vida humana no tuvo –afortunadamente - los miles de decesos del 19 de septiembre de 1985, el evento catastrófico de dos meses atrás dejó en cambio miles de edificios dañados en comparación con hace 32 años.

 En el acto se cayeron 38 edificios en la capital del país, sin embargo, en el más reciente balance dado a conocer por Miguel Mancera, jefe del Gobierno de la Ciudad de México, hasta 8 mil inmuebles están dañados y dentro de éstos, mil serán demolidos.

 Es decir, la demolición y primordialmente la reconstrucción, pueden demorar años, es sin lugar a dudas una herencia para la próxima administración, un tema que va más allá de la mera coyuntura y que los candidatos para la Presidencia tienen que contemplar dentro de su programa de propuestas en caso de llegar a gobernar.
A COLACIÓN
Y es que detrás de cada inmueble caído, en vías de demolición o bien de rehabilitación están varias familias agobiadas, ¿si usted, amigo lector, perdiera de la noche a la mañana su vivienda, tiene en su cuenta bancaria el dinero suficiente para comprarse otra?

  Mucho más fácil la tienen aquellos que si bien perdieron lo  material estaban alquilando su departamento, habrá que hacer el esfuerzo de adquirir lo más inmediato pero pueden mudarse a vivir a otro sitio.

  Lo dramático es para quienes eran propietarios y no tenían seguro; lo penoso es para quienes son propietarios hipotecados y han sido dañados de una u otra forma porque siguen pagando una hipoteca como esté el bien inmueble.

¿Cuentan las instituciones de crédito con una línea alternativa para, por ejemplo, dar digamos tres meses de gracia de no pago de hipoteca para permitir una vía de oxígeno a los afectados?

¿Cuántos impagos de futuro inmediato pueden comenzar a alterar el tema de las hipotecas con las instituciones de crédito? Me atrevo a decir que habrá más de un caso.

 Por lo pronto, vía el Fonden que cuenta con 9 mil millones de pesos, será otorgada una tarjeta de hasta 120 mil pesos para aquellas personas que se quedaron sin su departamento o casa; y de hasta 15 mil pesos para aquellas que deben rehabilitar o reparar su lugar de vivienda. Insisto, insuficiente y una herencia perniciosa.
Directora de Conexión Hispanoamérica, economista experta en periodismo económico y escritora de temas internacionales






PESIMISMO TRAS LA CUMBRE DE BONN

























  POR LA ESPIRAL
 Claudia Luna Palencia
 @claudialunapale


-Pesimismo tras la Cumbre de Bonn




   La recién concluida Cumbre del Clima de Bonn (COP 23) ha dejado  una serie de contrastes, luces y sombras, sobre todo para quienes demandan un rápido esfuerzo de toda la comunidad internacional para implementar cuanto antes los objetivos de París.

Con Estados Unidos fuera de esta edición y totalmente –según  palabras de su presidente Donald Trump- irrevocable, la estafeta ha sido recogida tanto por Francia como por Alemania que intentan frenar una desbandada.
Precisamente esta semana hablé con un experto en la materia: Jonathan Gómez Cantero, geógrafo-climatólogo especializado en cambio climático y riesgos naturales y presentador del espacio “El Tiempo” en Castilla-La Mancha.
Para él, la  recién concluida cita en Alemania le ha dejado “muy mal sabor de boca” dado que hace dos años se ratificó el Acuerdo de París y dijeron que sería vinculante, sin embargo, no es así.

 Hasta la fecha, las reuniones en Marrakech (COP22) y recientemente en Bonn han servido para construir el texto de cómo se va a llegar a los compromisos adoptados hace dos años para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero lo que significa descarbonizar a la economía global.

Se trata de aspectos estratégico-jurídicos para lograr que la temperatura no aumente más de dos grados centígrados, lo que a juicio de Gómez Cantero, es un “punto de no retorno”.
Del abandono de Estados Unidos del gran acuerdo del clima, como bien lo esgrimió el analista del tiempo, no es nada más la contaminación de las empresas dentro de la Unión Americana sino lo que éstas igualmente contaminan hacia afuera.

Aunque por un lado reconoció la sinceridad del mandatario estadounidense al decir me salgo “porque hay países que lo han firmado pero saben que no lo cumplirán.

Le pregunté si, en su opinión, hay más resistencia política que económica para coadyuvar a reducir las emisiones de gases contaminantes: “Las grandes potencias económicas siguen muy atadas al carbón, su sustento está en los combustibles fósiles… debe hacerse un enorme esfuerzo para cambiar el modelo. China firmó en París, este país ha visto durante largo tiempo cómo Estados Unidos detonaba económicamente gracias al carbón y ahora que China tiene ingentes cantidades de carbón se le dice que no lo use porque contamina. Ahora bien, los chinos están avanzando muy rápido en el tema de las energías renovables”.

 No obstante, la resistencia política existe porque como lo explicó Gómez Cantero, siempre asociamos crecer con una mejor calidad de vida  pero también con un crecimiento cero se puede lograr calidad de vida.

¿Bastará ese magno pacto para ganarle al cambio climático? “A mí me preocupa, lo digo francamente. El  Acuerdo de París se firmó hace dos años y justo 2016-2017 aumentó bastante el CO2 en la atmósfera… yo opino que París no está sirviendo para nada”.

“Hace poco más de tres años,  algunos países cumplían con las emisiones de CO2 debido a que su crecimiento se había ralentizado, nuevamente con la recuperación del PIB se han incrementado las emisiones.  Te puedo decir que personalmente no hay desánimo pero sí pesimismo además están los negacionistas  del cambio climático en general”.
A COLACIÓN

¿Es Trump un negacionista? Algunos dirán que sí lo es, para Gómez Cantero más bien se trata de una persona que defiende sus intereses político-empresariales.

Y lo hace sin la hipocresía que caracteriza a otros, ya sabemos que el inquilino de la Casa Blanca es políticamente incorrecto, dice lo primero que se le cruza por la cabeza y suele ser matón con el Twitter.

Ahora bien, el cambio climático como él aduce no es “un invento chino” una amplia comunidad científica ha dado cuenta de su veracidad y es que además lo resentimos en nuestro diario vivir. Y muy pronto, para como vamos, lo resentiremos igualmente en la cesta de nuestra compra… una barra de pan puede llegar a costar el doble o el triple.
Las consecuencias recaerán en todos los ámbitos y órdenes, el mismo contexto geopolítico será todavía más sensible con diversos roces desafiando a la frágil estabilidad global.
Directora de Conexión Hispanoamérica, economista experta en periodismo económico y escritora de temas internacionales




REINO UNIDO CAMINO DE UNA RECESIÓN

La periodista y corresponsal Claudia Luna Palencia foto del 6 de septiembre de 2018 POR LA ESPIRAL   Claudi...