Buscar este blog

lunes, 31 de julio de 2017

Las uvas de la ira

               
                              POR LA ESPIRAL
                              Claudia Luna Palencia
                              @claudialunapale







Venezuela es un enfermo terminal, agonizante, el paciente de una mala terapia reciclada de los peores años en que la democracia quedó secuestrada por una banda de pillos que vieron la oportunidad de perpetuarse en el poder debido a un pueblo diezmado y enojado ante los profundos desequilibrios socioeconómicos imperantes.

Sin esa ira lubricante, la de quitarle al rico lo que tiene y de inclusive a la clase media trabajadora expropiarle sus logros,  es muy difícil que tantos tiranos usen de batallón suicida a millones de personas anquilosadas en la pobreza.

El problema no es Nicolás Maduro ni lo ha sido Hugo Chávez son las fuerzas de choque conjuntadas que han abierto en canal, una oportunidad, para el arribo de un grupúsculo de asaltantes de la democracia.

Se puede gobernar pero no tener el poder y carecer del control absoluto  no siempre lo uno va unido con lo otro como una condición sine qua non mucho menos cuando se ejerce en un sistema democrático en el que debe prevalecer un sano deslinde de los órganos y cuerpos de Gobierno así como de las instituciones y de las personas que lo conforman.

El asunto truculento emerge cuando la persona que gobierna también quiere tener el control, el poder en su máxima expresión, y para ello se sirve de un grupo en específico y de las bases del pueblo.

Sería insensato señalar que el poder es omnímodo per se porque aunque en apariencia sea una persona la que lo ejerce en toda su dramática potestad cortando libertades, garantías y derechos, sería imposible sostenerse arbitrariamente en el tiempo sin el aval de una oligarquía.

En Venezuela se han conjugado todos los demonios justo cuando parecía que América Latina ya había aprendido la lección de las dictaduras, había mamado el valor de  la libertad y de la democracia con el resurgir de todas las reformas económicas, constitucionales, políticas y electorales suscitadas desde 1970 y para más inri que el neoliberalismo presente a partir de la década de los noventa del siglo pasado había mostrado la senda de la democracia y de  las reformas económicas como una ruta para dar acceso a más gente hacia el camino de la superación.

Cuba orbitaba olvidada hasta de sí misma como el vestigio del fracaso del modelo socialista de aquellos años en que el comunismo romántico hizo creer que todos algún día seríamos iguales viviendo en una gran comuna.

Pero Venezuela ha demostrado que el espectro no está muerto del todo, peligroso asunto primordialmente porque las disparidades sociales no reducen en los países emergentes al mismo ritmo en que surgen nuevos pocos ricos hasta cuando hay una crisis económica que deja a muchos tirados en la calle; maldito asunto también porque ni los países más desarrollados e industrializados se han librado de contar entre sus huestes con más damnificados económicos y sociales de la crisis.

Y mientras esto siga sucediendo de cara un siglo XXI maquillado de incógnitas ante los enormes desafíos que se nos avecinan como Civilización, por ejemplo, por la robótica y la Inteligencia Artificial codo con codo con el ser humano; entonces, el drama de Venezuela de los últimos días, de los últimos meses y de los últimos años podrá extrapolarse en cualquier momento hacia otro país.
A COLACIÓN
¿Cómo se le enseña el valor de la democracia a un sintecho o se le pide  a un profesionista que ha terminado desahuciado por la crisis económica que perdió su trabajo, su casa y hasta a su familia que no se sienta traicionado?

Ese es el meollo revelador de estos estertores emanados desde este país suramericano: enseñarle a la gente que una cartilla de racionamiento mensual  y un bono de subsidio de transporte no vale un voto, ni la democracia, ni la libertad de expresión ni ver a sus vecinos convertirse en otros miserables como ellos.

Y convencerles –cuando se esté a tiempo-, de que las seductoras promesas de mejoría económica  (como por arte de magia) no son más que palabras envenenadas que a todas luces recurrirán a inflamar el odio hacia el otro la misma matraca de siempre entre poseedores y desposeídos.

El ciclo del Chavismo desde 1999 extendido con Maduro hasta el actual siglo ha dejado una economía quebrada, para los economistas no hay mejor laboratorio social para atestiguar cómo una economía con además recursos petroleros cuantiosos termina socavada con una caída superior al 10% del PIB, hiperinflación, fuga de capitales, endeudamiento creciente y escándalos de saqueos y corrupción  en las empresas paraestatales más boyantes.

En el libro “Liberalismo y multiculturalismo, un desafío para el pensamiento democrático” escrito por Ermanno Vitale el autor reflexiona acerca de la virulencia ideológico-política suscitada tras la debacle marxista-comunista… lo que está llenando el vacío es la antítesis de la democracia y la libertad.

Directora de Conexión Hispanoamérica, economista experta en periodismo económico y escritora de temas internacionales

viernes, 28 de julio de 2017

Recuperaciones precarias. Por Claudia Luna Palencia

POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia
@claudialunapale






Mientras en España, su cuestionadísimo gobierno se defiende con uñas y dientes y su presidente Mariano Rajoy recurre a la amnesia al respecto de los casos de enorme corrupción, el Fondo Monetario Internacional (FMI) le da un espaldarazo reajustando nuevamente al alza su PIB.

En medio de esas controversias, tal parece que el país camina a dos velocidades: la política y la económica; la primera le intenta desacelerar, el Partido Popular (PP) del mandatario Rajoy está inmerso en una serie de escándalos de desvío de dinero, toda una trama de corrupción que va dejando muertos y suicidados a su alrededor levantando una polvareda de  suspicacia popular.

La segunda avanza a paso ligero apoyada por una serie de factores desde el restablecimiento de la confianza de la gente hacia la recuperación económica hasta la caída de la prima de riesgo por debajo de los 100 puntos; una señal externa  para una financiación más barata y menos castigada en los mercados financieros internacionales.

Que el FMI anticipe un PIB del 3.1% en 2017 para España significa continuar con la senda de recuperación más clara desde el año pasado cuando la economía cerró con un crecimiento del 3.2 por ciento.

Por ejemplo: otros países como México la estimación es  de un PIB del 1.6% este año y mayor en 2018 esperado del 2%; Perú, su PIB cerrará este año en 2.2% y subirá hasta el 3.9% en 2018.

A la nación ibérica, bastante dependiente del sector servicios (el terciario de la producción) le beneficia primordialmente su espíritu a favor de la hostelería, la gastronomía y el turismo.
Sus playas así como el turismo rural y el monumental de las ciudades históricas están captando muchos viajeros que siguen evitando viajar a Francia por razones ligadas con el terrorismo.

Hay gente que este verano cambió tostarse la piel bajo  la Côte d’Azur y eligió las costas españolas, de hecho, la Costa Blanca está desbordada de turistas nacionales e internacionales muchos ingleses, franceses y alemanes están dejando sus divisas en la amigable España.

Eso aunado a la fuerte Marca España denominada así por el empresariado ibérico y el gobierno de Rajoy, una forma fehaciente de catalogar el vigor casi genético (como si viniera en el ADN del español) para hacer negocios, abrir marca… conquistar territorios.

Simplemente en México hay más de 5 mil empresas españolas establecidas obteniendo dinero y ganancias que oxigenan a sus respectivas matrices del otro lado del Atlántico.

Pero también vamos a decirlo, el país ibérico ha sido un alumno brillante para realizar los ajustes duros y ortodoxos exigidos por la Comisión Europea y el FMI; al abaratarse el desempleo, también se ha abaratado la contratación. Además, en el último par de años, un considerable número de personas adelantaron su jubilación o bien aceptaron la prejubilación temerosos de la incertidumbre que se cierne sobre del futuro de las pensiones.
A COLACIÓN
Parte de esa recuperación en la economía real deriva de esos ajustes y de un cierto traslado de la fórmula alemana aplicada por la canciller Angela Merkel con los  minijobs.

La creación de trabajo precario ha resultado una medida precisa dado que muchos desempleados, sin el subsidio mensual de 450 euros, lo han resarcido contratándose  en restaurantes, cafeterías y otros establecimientos relacionados con el sector servicios percibiendo un sueldo que oscila entre 490 a 550 euros por jornadas temporales y de tiempo parcial.

¿Qué ha pasado con el empleo? Un deterioro visible en su calidad, una nata gelatinosa mantiene atrapados a los jóvenes y a los mayores de 50 años de edad.

El día de ayer Joaquín Navarro, un legendario ex sindicalista de comisiones obreras, le pidió al presidente Rajoy “mejorar la situación en la que se encuentran los trabajadores con trabajos malos”.   Cualitativamente hablando, ¿qué tan útil es en términos sociales recuperar el tejido laboral con la mitad del salario y con menores prestaciones? La respuesta es  contundentemente evidente.
Directora de conexionhispanoamerica.com economista experta en periodismo económico y escritora de temas internacionales

miércoles, 26 de julio de 2017

La Cuarta Revolución Industrial ya está aquí. Por Claudia Luna Palencia

POR LA ESPIRAL 
Claudia Luna Palencia
@claudialunapale



Nadie está listo para el enorme alud social que nos caerá encima ya no es cuestión de tener un mundo a varias velocidades socioeconómicas, tecnológicas y productivas que eso es otra punta del iceberg.      

El cisma se resentirá en toda la estructura productiva pero primordialmente en el sector servicios ahí estará el golpetazo; en la Primera Revolución Industrial con la máquina de vapor se tecnificó el sector secundario de la producción.

Después, en la Segunda, lo hizo con el motor de combustión también acelerando el proceso fabril pero contribuyó a tecnificar el campo, es decir, fue de lleno al corazón del sector primario de la producción.

La Tercera, igual al sector secundario, sin embargo, empezó a trastocar el sector terciario que es el de los servicios donde laboran la mayoría de las personas. Tanto la Tercera como esta que es la Cuarta Revolución Industrial están anidándose en el sector terciario de la producción.

Así un robot contestará el teléfono, otro  dará la bienvenida y la llave en un hotel, habrá quien deje de pagar taxis porque contratará vehículos sin chófer. La digitalización borrará además servicios tangibles para volverlos virtuales.

La Cuarta Revolución Industrial provocará un nuevo desplazamiento laboral, otra gran extinción de oficios y profesiones y esta vez la competencia será codo a codo con una persona electrónica.

¿Qué empleos desaparecerán? Para ADEI Observatorio para el Análisis y Desarrollo Económico de Internet, los más vulnerables son los oficios  y actividades manuales.

En el análisis “El trabajo del futuro” elaborado por ADEI junto con Google los riesgos de desplazamiento laboral radican en: un 20% en las fuerzas armadas; un 25% en las manualidades elementales; 35% en operadores y montadores; un 40% en trabajos cualificados industriales; 30% en trabajadores ligados con la restauración y el comercio; un 30% serán contables y administrativos; 40% profesionales de apoyo y un 25% doctores y gerentes.

Surgirá la especialización milimétrica en los puestos laborales, el mega ejecutivo capacitado para la toma de decisiones al más alto nivel, un supervisor que no podrá ser desocupado por un robot.

Las fuerzas armadas están preparándose hasta para los submarinos nucleares no tripulados, según un dossier del Ministerio de Defensa español, los actuales submarinos nucleares capaces de permanecer meses sumergidos pueden llegar a costar 2 mil  millones de dólares por unidad; con un sumergible no tripulado y a manos de la inteligencia artificial el costo estimado sería de 10 millones de dólares.

Las nuevas estrategias militares contarán con armas prototipo de última generación (elaboradas para conflictos en ciudades) que conservarán la infraestructura y matarán con  precisión a todo organismo vivo inclusive dentro de cuevas o bunkers.

Por ende, quedará redefinido el combatiente del futuro, el robot de batalla se diseña bajo un sistema de quinta generación con armas dobles de neutrones; súper aleación de materiales compuestos con multilanzadores de granadas y capaz de liarse cuerpo a cuerpo en campo abierto.
A COLACIÓN
Mientras en el sector agrícola  el  trabajo manual pronto quedará a merced de  Tarzán fabricado con fibra de carbono tiene la cualidad de desplazarse dentro de los cultivos, tomar muestras, rociar de fertilizantes y pesticidas allá donde decida que es necesario hacerlo; su presencia complementará a los drones y reemplazará a muchos jornaleros.

El World Economic Forum anticipa que donde se cierre un trabajo también se abrirá una nueva oportunidad porque “la robotización generará más de 2 millones de empleos en economías como la española hasta 2030”.

Aunque otros países como Estados Unidos su ciclo económico expansivo se ve frenado precisamente por la introducción de la robótica en sus procesos: en la economía americana por cada robot industrial se están perdiendo una media de 5.6 empleos.

Así pues, pese a las afirmaciones de que surgirán otros puestos de trabajo, de inicio se espera una pérdida neta de empleo con consecuencias en el mercado de trabajo, en las cotizaciones y desde luego en los ingresos públicos. Van estudiándose algunas alternativas sociales como la renta básica obligatoria universal, una especie de salvavidas para evitar que la inteligencia artificial en connivencia con el ser humano termine finalmente sometiéndolo. En este momento es una incógnita más.
Directora de https://conexionhispanoamerica.com Economista y escritora experta en periodismo económico y análisis internacional

OBJETIVO #HAMBRECERO

Claudia Luna Palencia periodista y corresponsal hispanomexicana foto del 18 de octubre de 2018 POR LA ESPIR...